Cada vez hay más términos especializados para las distintas modalidades de aprendizaje: síncrono, asíncrono, blended o mixto, e-learning o virtual, etc. Pero ¿acaso sabes en qué consiste exactamente el blended learning y en qué se diferencia de los demás tipos de aprendizaje? En este artículo, explicamos por qué el aprendizaje semipresencial ha llegado para quedarse, cuáles son sus ventajas, y algunos consejos para implementarlo en tu centro educativo. 

¿Qué es el blended learning?

El blended learning es la modalidad de aprendizaje que combina lo mejor de la educación presencial, síncrona, con el e-learning o aprendizaje en línea, que a menudo es asíncrono. La enseñanza presencial se caracteriza por el acompañamiento constante del docente (ILT por sus siglas en inglés), mientras que en muchos casos el e-learning permite al estudiante llevar un ritmo propio. 

Este nuevo formato de aprendizaje también se conoce como aprendizaje híbrido o mixto, b-learning, enseñanza híbrida, aprendizaje semipresencial y presenta múltiples ventajas, que se expondrán en detalle más adelante.

¿En qué se traduce esto? Sencillamente, significa que el proceso de aprendizaje se desarrolla tanto en el aula física como en un entorno virtual. El estudiante tiene clases presenciales tradicionales, con su docente y sus compañeros, y también aprende a través de un entorno virtual, en el que se utilizan diversas herramientas y recursos tecnológicos, como ClassFlow.

El b-learning, al integrar parte de la educación en línea, necesita incorporar nuevas herramientas de comunicación y tecnológicas que posibilitan la enseñanza en remoto como, por ejemplo: 

  • Recursos multimedia de todo tipo
  • Entornos Virtuales de Aprendizaje (conocidos como LMS por sus siglas en inglés)
  • Plataformas de videoconferencia y webinars
  • Contenido y materiales descargables 

Principales similitudes y diferencias entre e-learning y b-learning

El e-learning es el aprendizaje en línea y hasta hace bien poco se hacía casi exclusivamente en formato asíncrono. Es decir, que la información estaba disponible en línea a través de documentos descargables, clases grabadas, vídeos explicativos, actividades, juegos, etc. A menudo, también se dispone de foros para poder consultar dudas al docente. Sin embargo, en esta modalidad el estudiante no interactúa en tiempo real con el profesor o profesora y esa es la principal diferencia con los modelos de aprendizaje síncronos, en los que la interacción entre alumno y docente se produce en tiempo real. 

Recientemente, se ha desarrollado un nuevo formato, el de las clases presenciales en línea. Aunque el nombre puede parecer paradójico, es un formato sencillo: las clases se imparten en tiempo real, es decir son síncronas, pero se utiliza una herramienta de videoconferencias o una plataforma b-learning para impartir clases en línea y los estudiantes siguen la clase en remoto. 

El aula invertida o flipped classroom es una modalidad de aprendizaje semipresencial o mixto que en muchos elementos se asemeja al blended learning, pero que en esencia es totalmente diferente. Este modelo pedagógico invierte la manera de enseñar a los estudiantes. En los modelos tradicionales, el alumnado recibe la información en clase y fija los nuevos conocimientos en casa con tareas y actividades, ya sean en formato papel o en línea. El modelo del aula invertida defiende la necesidad de que los estudiantes obtengan la información fuera del aula, antes de las clases, a través de vídeos grabados o documentos descargables, para dedicar así el tiempo de clase a fijar los conocimientos, resolver dudas o desarrollar procesos cognitivos de mayor complejidad con el apoyo del docente. 

Blended learning en el aula

Recomendaciones para implementar el concepto de b-learning

  1. El primer paso es definir los objetivos de aprendizaje. El centro educativo debe tener claro qué conocimientos deben adquirir los estudiantes y qué habilidades se espera que desarrollen. Después, se podrá determinar cuál es la mejor manera de lograr esas metas.
  2. Evaluar las tecnologías y TICs disponibles y las que se utilizarán en el centro educativo. Esto permite al profesorado elaborar una estrategia de enseñanza para todo el año, para definir qué tipo de herramientas y recursos utilizarán en el aula, en qué formato, si se utilizará el b-learning en plataformas específicas, etc.
  3. No restar importancia a la evaluación continua del alumnado. Sentir que el profesor no siempre está ahí puede generar inseguridad en algunos estudiantes. Por ello, es más importante que nunca que el docente proporcione información completa sobre el progreso y desempeño de sus alumnos.
  4. Ser consistente a lo largo de todo el curso escolar. Es importante no confundir a los estudiantes cambiando o probando nuevas modalidades a mitad de curso. Algunos centros van ajustando sobre la marcha la modalidad de aprendizaje que utilizan, pero lo mejor para los estudiantes es que se defina una estrategia y una modalidad que sea constante y coherente a lo largo de todo el curso y en caso de necesitar cambios o querer probar nuevas opciones, conviene esperar al curso siguiente.

Ejemplos y actividades de blended learning en la práctica

Encontramos diversas opciones para implementar el b-learning como concepto en el ámbito educativo:

  • Educación por rotación 

En este modelo, los estudiantes van rotando por las diferentes “estaciones”, es decir centros educativos, y el aprendizaje en línea complementa la educación presencial.

  • Aula invertida

Como hemos visto antes, el aula invertida es un modelo pedagógico distinto al modelo tradicional. No se debe confundir con el aprendizaje semipresencial, si bien es cierto que se puede implementar en un entorno semipresencial. Es decir, el aula invertida utiliza el formato de b-learning para el aprendizaje, pero no todas las estrategias de b-learning utilizan el modelo pedagógico del aula invertida. 

  • Modelo flexible

Los estudiantes son más autónomos y tienen una mayor flexibilidad. La enseñanza en línea actúa como eje principal y los docentes ofrecen apoyo según las necesidades concretas de sus estudiantes.

Ventajas del aprendizaje semipresencial

Si aún tienes dudas sobre las virtudes del b-learning en el entorno educativo, aquí te presentamos algunas de las ventajas más destacables de esta modalidad de aprendizaje:

  1. Aprendizaje más eficiente, ya que combina lo mejor de la educación presencial y de la educación en línea. Es decir, combina el apoyo del docente y la relación cercana con los compañeros en el aula con la flexibilidad y la infinidad de recursos que ofrece el e-learning.
  2. Mejora la experiencia de aprendizaje, ya que ofrece muchas más posibilidades en cuanto a tipo de actividades y tareas, juegos, vídeos, chat, etc. Es un modelo más dinámico, y ello contribuye a incrementar la implicación de los estudiantes.
  3. Permite reducir costes con respecto a la enseñanza tradicional, tanto en términos de tiempo como económicos. Es cierto que hace falta una inversión inicial en equipo técnico y software adecuado, pero a largo plazo es un modelo más sostenible.
  4. El b-learning permite un elevado nivel de personalización en el aprendizaje: el docente se puede centrar en los alumnos que necesitan más apoyo para entender un tema o realizar una actividad o pueden asignar tareas adicionales para profundizar en ciertos temas a los estudiantes aventajados. 
  5. Para los alumnos resulta muy ventajoso disponer de la flexibilidad de la educación en remoto: evitan los trayectos constantes al centro educativo, no tienen que comprar tantos libros ni materiales y pueden distribuir su tiempo de la manera que más les convenga. Esto les enseña a ser más disciplinados y responsables. Además, pueden acceder a los contenidos en línea todas las veces que quieran.

El b-learning ha llegado para quedarse

Sin duda el b-learning ha llegado para quedarse. Evidentemente, hay que saber implementarlo adecuadamente, pero si se hace bien, todo son ventajas: la participación y el rendimiento de los estudiantes aumenta, se refuerza la interacción con sus compañeros mediante la realización de trabajos colaborativos, ya sea en el aula virtual o presencial. El docente adquiere un papel en el que no solo enseña sino que guía y acompaña al estudiante. 

En los próximos años, cada vez más centros educativos adoptarán esta modalidad. El mundo está cada vez más digitalizado y los niños hoy en día están muy familiarizados con Internet y el ámbito digital, por ello la educación necesita adaptarse para no quedarse atrás, y el aprendizaje semipresencial es la mejor solución.

Una niña se alegra de tener aprendizaje semipresencial

Si deseas más información sobre el aprendizaje semipresencial y necesitas herramientas tecnológicas para implementar aulas híbridas, prueba el Kit de Aula Híbrida Promethean y el blended learning será todo un éxito en tu centro educativo.  

Artículos recomendados: