La educación virtual ha traído consigo un mundo de posibilidades. En el último año, gran variedad de herramientas digitales para los profesores les han ayudado a mantener la atención de los alumnos a través de la pantalla. Estas nuevas funcionalidades, como compartir pantalla, les ayudan a dinamizar sus clases, a lograr una mejor comunicación con los estudiantes y a hacerles participar en el aula virtual. 

Herramientas educativas para la nueva enseñanza

La enseñanza ha tenido que adaptarse a los nuevos tiempos y a las limitaciones impuestas por la situación sanitaria de los últimos meses. En menos de un año, los profesores se han visto obligados a compaginar clases presenciales, clases en línea y clases híbridas, con parte de los alumnos en el aula y parte en línea desde sus hogares. 

Cada formato de enseñanza presenta sus ventajas e inconvenientes. Por ejemplo, en la enseñanza en línea, los profesores suelen avanzar más rápido y tienen la sensación de que la clase cunde mucho más. Esto se explica porque los alumnos no pueden distraerse hablando o jugando entre sí y el profesor no tiene que llamarles la atención para que se concentren. En cuanto a los inconvenientes, en la enseñanza en línea, es más difícil conservar la vertiente social del aprendizaje y hay que encontrar herramientas y estrategias para paliar esta carencia. Además, se presentan otros desafíos, por ejemplo mantener el interés y la atención de los estudiantes en remoto. Por fortuna, hoy en día el docente cuenta con nuevas herramientas para ello, como la pantalla compartida. 

En contra de lo que muchos puedan pensar, compartir pantalla del ordenador no solo resulta útil para las clases en línea en formato síncrono, sino que también se puede utilizar en la modalidad de enseñanza híbrida e incluso en la presencial, si todos los alumnos disponen de dispositivos u ordenadores en el aula.

¿Por qué compartir pantalla en el aula virtual?

Compartir la pantalla del ordenador presenta múltiples ventajas en el contexto educativo, ya que contribuye a una buena dinámica de clase. Algunas de sus principales ventajas son:

  1. Permite explicar mejor la lección, ya que el docente puede convertir su ordenador en una pizarra fácilmente, usar colores y subrayados, pintar sobre imágenes, fotos o esquemas, etc. De esta manera, se mejora la comunicación con los alumnos y se fomenta el aprendizaje visual.
  2. Los alumnos se involucran y resulta más fácil captar su atención e interés, ya que la pantalla para compartir da más dinamismo a la clase. Supone un cambio de formato, pues se deja de ver solo al profesor hablando y los alumnos deben prestar atención para seguir sus explicaciones en los documentos y recursos que se comparten.
  3. Es una herramienta bidireccional, ya que no solo el docente comparte su pantalla, los alumnos también pueden hacerlo. Así, el profesor puede ver su progreso, supervisar su trabajo y fomentar la participación, pidiéndoles que presenten sus tareas mediante PowerPoint u otros documentos en el aula virtual. 
  4. Es una excelente manera de resolver dudas, ya que el alumno puede mostrar al profesor en su pantalla de ordenador qué problema técnico tiene o qué parte del ejercicio no sabe resolver. El hecho de poder enseñar visualmente dónde está el problema hace que la comunicación sea mucho más eficiente y permite resolver este tipo de cuestiones en poco tiempo. 
  5. Gracias a la pantalla compartida, los docentes cuentan con muchos más recursos al alcance de su mano para apoyar sus explicaciones. Pueden recurrir a búsquedas en Internet en el momento, mostrar vídeos de YouTube u otras plataformas, etc. El único inconveniente es que en ocasiones se puede desincronizar el audio y la imagen al reproducir vídeos compartiendo pantalla. 
  6. Con esta herramienta educativa, los alumnos pueden convertirse en los protagonistas de la clase. Cuando deben exponer o presentar sus tareas ante toda la clase, a menudo se ponen nerviosos y eso les hace hablar más bajo o sin vocalizar, lo que dificulta la comprensión por parte de sus compañeros. Con la pantalla compartida, se puede paliar en gran medida este problema: por un lado, al disponer de un micrófono se les oye mucho mejor y, por otro lado, exponer desde la seguridad de su casa y sin estar directamente expuestos a las miradas de sus compañeros les ayuda a superar el miedo a hablar en público.
  7. Es una herramienta igualitaria, pues todos los alumnos ven igual de bien la pantalla y lo que el profesor está explicando. En el aula ocurre lo contrario, los alumnos que se sientan en primera fila ven mejor la pizarra y, por ello, les suele resultar más fácil mantener la concentración y seguir las explicaciones del profesor. 

Claves para mejorar la experiencia de compartir pantalla

 Alumno siguiendo las clases en remoto con su pantalla compartida

Para integrar esta herramienta educativa con éxito en el aula, ya sea virtual o híbrida, conviene tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Es importante haber enseñado antes a los alumnos cómo compartir su pantalla para que puedan hacerlo cómoda y rápidamente. Según la plataforma que se utilice, se ofrecen más o menos posibilidades. Por ejemplo, en Zoom, el organizador del evento —en este caso, el docente— es el único que puede compartir pantalla por defecto, pero puede modificar la configuración para que los alumnos también puedan compartir su escritorio o documentos. 
  • No debemos olvidar que la persona que está compartiendo su pantalla en muchas plataformas, como Zoom, no puede ver a los estudiantes al mismo tiempo y viceversa. Esto puede dificultar la comunicación, ya que se tiene la impresión de hablar al vacío y no se pueden ver las reacciones de los alumnos.
  • Esta herramienta digital para profesores permite dar dinamismo al aula virtual, pero hay que saber utilizarla adecuadamente y con moderación. Lo ideal es compaginar la imagen del profesor explicando en directo con momentos puntuales en los que se comparta la pantalla. También es importante tener en cuenta que, mientras un alumno presenta algo, es posible que los demás se aburran o distraigan, por lo que el docente debería limitar el tiempo de presentación y asegurarse de hacer preguntas al resto de alumnos para que no dejen de atender.
  • Tanto docentes como estudiantes deben tener preparados y abiertos en su ordenador los documentos, vídeos o enlaces que quieren compartir. De lo contrario, cada vez que se quiera compartir algo habrá que buscarlo, esperar a que se abra o cargue el documento y eso podría ralentizar el ritmo de la clase e interrumpir la concentración de los estudiantes. 
  • Como demuestran algunos estudios, un porcentaje considerable de escolares tiene problemas de visión que podrían agravarse con el uso constante de pantallas. Para evitar que esto ocurra, los docentes pueden tratar de combinar el tiempo ante la pantalla con actividades más manuales, redacciones en papel, presentaciones en cartulinas, etc. Posteriormente, pueden pedir a los estudiantes que compartan fotos del trabajo realizado. 

Cómo compartir pantalla en el aula virtual

La pantalla compartida es una herramienta útil y sencilla. Basta con seleccionar la opción de compartir pantalla en la plataforma de videoconferencia o aula virtual que se esté utilizando, como Zoom, Google Meet, Microsoft Teams, Adobe Connect, etc. Las funcionalidades pueden variar de una plataforma a otra; algunas permiten compartir pantalla a varios usuarios al mismo tiempo y en otras solo el anfitrión puede compartir y seleccionar quién comparte.

Una vez seleccionada esta opción, la plataforma preguntará qué documento o qué pestaña de Internet se desea compartir. Como ya se ha mencionado, lo ideal es tener el documento o el enlace ya abierto para que resulte más fácil y rápido seleccionarlo desde la plataforma. Y es importante no olvidarse de interrumpir la pantalla compartida cuando se haya terminado con la explicación. 

No cabe duda de que compartir la pantalla es una excelente herramienta digital para profesores. Pero no es la única; existen otros recursos que también pueden resultar de gran utilidad para los nuevos formatos de enseñanza, como por ejemplo el Aula híbrida con el ActivPanel. Desde Promethean, nos esforzamos para que los docentes dispongan de las herramientas necesarias para que  el aprendizaje sea todo un éxito. Si quieres saber cómo pueden ayudarte nuestros productos en el aula, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y solicitar una demostración gratuita.

Artículos relacionados: