El propósito de la tecnología no es simplemente automatizar el proceso de enseñanza y aprendizaje, sino inspirar y empoderar a los alumnos.

Parte de este empoderamiento pasa por saber cómo usar la tecnología de manera responsable. Marc Prensky acuñó el término “nativo digital” en su artículo de 2001 titulado “Nativo digital, inmigrantes digitales”, en el cual afirmaba: “Los alumnos de hoy pertenecen a la primera generación que ha crecido con la tecnología. Han pasado toda su vida rodeados de computadoras y son todos ‘hablantes nativos’ del lenguaje digital de las mismas, así como de los videojuegos e Internet».

Sin embargo, muchos educadores se dan cuenta de que solo porque los estudiantes de hoy son «nativos digitales», no necesariamente saben cómo pasar del uso social de la tecnología al uso educativo. La transición, para muchos, es difícil, especialmente cuando se agrega una nueva capa de complejidad con el llamado aprendizaje en remoto (o híbrido). Por eso, la enseñanza de la ciudadanía digital es fundamental.

Hay cinco pasos o temas clave a considerar en cualquier programa de ciudadanía digital:

  1. Equilibrar
  2. La seguridad
  3. El cyberbullying
  4. La responsabilidad
  5. La presencia en línea

El equilibrio se puede enseñar a lo largo de la carrera educativa de un alumno, comenzando a una edad muy temprana. Saber cuánto tiempo está delante de una pantalla, enseñarle a tomar decisiones inteligentes sobre cómo usar el tiempo libre y saber cuándo es demasiado, todos ellos temas clave para evitar la adicción.

La seguridad también es un tema importante que debe enseñarse desde el principio. Saber qué debe ser privado, qué es aceptable compartir, la importancia de las contraseñas, o el hecho de que hablar online solo debe hacerse con aquellos a quienes el alumno conoce. Qué hacer ante un aviso de peligro es, asimismo, un área clave.

El ciberbullying es una realidad, lamentablemente, incluso en las escuelas primarias. Enseñar cómo ser respetuoso, qué es el cyberbullying, cómo responder a él, cuándo y cómo denunciarlo y cómo apoyar a las víctimas debe presentarse en el momento adecuado.

La responsabilidad es un tema que debe introducirse a medida que los alumnos crecen. Esto debe cubrir una serie de ideas clave, incluidas las citas adecuadas, los bienes comunes, lo que es del dominio público, el uso justo de todo ello, qué hace que la información sea creíble, cómo reaccionar a lo que encontramos online y cómo evitar caer en engaños, por nombrar algunos ejemplos.

La presencia en línea y en las redes sociales deben ser el paso final a cubrir en un programa de ciudadanía digital. Algunos llaman a esto una huella digital. Es importante que los adultos jóvenes aprendan, ya que puede afectar a futuras solicitudes de empleo y universidades. Este tema trata la propia identidad, las personas en línea y las relaciones entre ellas.

La enseñanza de la ciudadanía digital es fundamental para empoderar a un alumno, no solo para el futuro inmediato sino para toda la vida.