¿Cómo pueden los juegos mejorar el aprendizaje con una pizarra interactiva?

Mobile ActivBoard Stands

Published: enero 1st, 1970


Algunos profesores pueden irritarse ante la idea de añadir más juegos en pantalla a la vida de los niños, argumentando que los niños de hoy en día ya pasan demasiado tiempo con su PlayStation, Xbox, Switch o iPad. Pero el movimiento hacia la ludificación en la educación ha ido ganando fuerza durante años, y tanto las evidencias anecdóticas como de investigación respaldan la idea de que los juegos en el aula pueden ser una forma eficaz de mejorar el aprendizaje y los resultados de los alumnos.

Uno de los aspectos más complejos de la enseñanza es lograr que los niños se involucren. Muchos estudiantes encuentran aburridos los ejercicios tradicionales en el aula y no se sienten motivados por las calificaciones. Por eso los profesores están constantemente tratando de encontrar formas originales de dar vida a las clases y hacer que sus estudiantes cuiden el material y tengan interés en aprender.

Añadir juegos a la experiencia educativa es una de las formas más obvias de hacerlo. A los niños les encantan los juegos. Disfrutan del proceso de juego, les gusta la competencia y se deleitan con la victoria. Actualmente, los juegos en pantalla son particularmente populares entre los niños, por lo que tendría sentido que los profesores utilizaran la tecnología para llevar juegos al aula.

Los juegos de pizarra interactiva promueven el aprendizaje

A medida que las pizarras interactivas y los paneles interactivos (como la pantalla interactiva ActivPanel Titanium de Promethean) son omnipresentes en las aulas de todo el mundo, cada vez se utilizan más juegos de pizarra interactiva para lograr que los estudiantes se involucren en todo tipo de materiales didácticos y planes de estudio. Los profesores tienen acceso a una amplia variedad de opciones, incluidos juegos de pizarra interactiva como formas 3-D, poner en orden alfabético y juegos fonéticos, por nombrar solo algunos.

La pantalla ActivPanel de Promethean incluye el software para impartir clases ActivInspire, que ofrece un sinfín de ideas de ludificación para los profesores. Por ejemplo, los profesores pueden acceder a plantillas prediseñadas para utilizar juegos de coincidencia, tarjetas didácticas, crucigramas y memoria. La rueda giratoria es una forma de ludificar el proceso de pedir a los alumnos que salgan a la pizarra, presenten su trabajo o respondan una pregunta. El temporizador también es una forma práctica de añadir emoción a la experiencia en el aula, simplemente pidiendo a los alumnos que respondan antes de que se acabe el tiempo o haciendo que varios grupos de alumnos compitan entre sí para ver quién encuentra primero una solución a un problema.

Tanto los profesores como los alumnos pueden descubrir multitud de juegos de pizarra interactiva y recursos en línea. Por ejemplo, los sudokus pueden ayudar a enseñar el reconocimiento de números y la lógica, el ahorcado permite que los niños practiquen la ortografía y Ruzzle es una buena forma de ampliar el vocabulario. Hay muchos sitios especializados en juegos para determinadas asignaturas, como Mathsframe, Games to learn English y Teaching History. Además, muchas organizaciones educativas conocidas ofrecen juegos interactivos en diferentes áreas temáticas, como Scholastic, PBS y la National Education Association.

Explore nuevas formas de implementar juegos en la educación

Tenga en cuenta que no existe una única forma correcta de ludificar un aula. A algunos profesores les gusta establecer un sistema de recompensas en el que los estudiantes individuales o grupos de estudiantes consiguen puntos o insignias cuando se gana un juego o se completa una tarea. Sin embargo, algunos expertos advierten que los estudiantes pueden estar demasiado motivados por las recompensas y menos interesados en el proceso real de aprendizaje. Dicen que los niños necesitan tener una motivación intrínseca, que es cuando disfrutan aprendiendo por el simple hecho de aprender, en lugar de una motivación extrínseca, que se basa en recompensas. Una forma de evitarlo es utilizar recompensas relacionadas con el proceso de aprendizaje, como llevar a los alumnos de excursión educativa en lugar de organizar una fiesta de pizza.

Otra opción consiste en establecer un sistema de puntos o recompensas que imite los niveles progresivos que son tan populares en los juegos digitales. Por ejemplo, los profesores pueden realizar un seguimiento de los puntos obtenidos por sus alumnos en varias clases y en un período de tiempo más largo, lo que les permite alcanzar objetivos críticos y subir de nivel a medida que avanzan. Una vez que alcancen un nuevo nivel, podrían recibir una insignia determinada u obtener algún tipo de recompensa.

Lo importante es que los juegos no deben verse como una adición frívola a un plan de clases, sino más bien como una parte integral del proceso de aprendizaje. Cuando se utilizan juegos divertidos, atractivos y estimulantes en el aula, ya sea mediante el uso de una pizarra interactiva, dispositivos de mano individuales u ordenadores portátiles, pueden tener un efecto significativo sobre el nivel de participación de los estudiantes y contribuir a aumentar su capacidad para comprender nuevos conceptos y alcanzar un buen nivel académico.